Láser

Podemos decir que en la vida, TODO ES VIBRACION, y que todo procede de la vibración: LUZ, COLOR, SONIDO, MUSICA, PLANTAS, TIERRA, MINERALES, AGUA, IDEAS, PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS. El AMOR es vibración.




Todo pulsa, esto significa que todo vibra en rangos diferentes de frecuencias que expresan la cualidad o la capacidad de comunicación de un sistema. Los patrones vibratorios de un sistema pueden entrar en resonancia con frecuencias similares de otros sistema, lo cual permite comunicación, y el cambio en el patrón de información original.

Es cada vez es más creciente la evidencia científica de la comunicación intercelular a través de bioinformación electromagnética.



Popp confirma que la célula emite radiación electromagnética coherente. La coherencia da a esta radiación la propiedad de resonancia y el extraordinario poder energético del láser. Todos los lenguajes implican códigos de comunicación que a su vez están determinados por resonancias.



Los estímulos luminosos tienen efectos sanadores en el organismo según su frecuencia, longitud de onda, tiempo de aplicación, según sean  continuos o discontinuos, de luz blanca o cromática.

La piel no solo es sensible a la luz, sino que la percibe, la procesa, y la trasfiere,  desencadenando respuestas que se expresan más allá del nivel local.

Cuando se pulsa la luz, se encuentran patrones de respuestas biológicas que corresponden a secuencias bien determinadas.

La luz solar (luz blanca) al atravesar un prisma se descompone en haces de colores cada uno de los cuales actúa en su correspondiente centro energético (Chacra).



La LUZ en el corazón de la vida. Nos dirigimos a la misma luz de la que un día partimos.

 La “Danza hindú de la creación” se encuentra en los textos sagrados que abren las puertas al conocimiento de la divinidad y las maravillas de la creación. Nos invita a contemplar al único Dios, presente en todas las cosas, incluida la danza, la luz y el color.

La “Llamada a la reflexión”. Pintada con deliberada lentitud, invita a concentrarse en un punto específico. La quietud de la imagen busca recrear el impacto duradero de la palabra de Dios.

Dirección: C/ General Elorza nº 72 1º A. Código Postal 33001 Oviedo (Asturias)
Teléfono: 985 29 88 50 / Móvil: 627 42 42 58 / Fax: 985 29 88 50 / Email: centrocoony@hotmail.com